Y el concierto público fue creado. ¿Perdón…?

Fue en el s.XIX cuando se consolidó una práctica que hasta ese momento era más bien minoritaria dentro de la vida musical de Europa y que nosotros hemos asumido como algo absolutamente normal: los conciertos públicos. La consolidación de la burguesía como clase dominante, permitió que este tipo de eventos tuviera cada vez más un mayor auge del que hasta ese momento había tenido. Así, por todo el continente, se construyeron espacios públicos en los que se efectuaban conciertos a los que la gente con el dinero suficiente para ello, mediante el pago de una entrada, podía disfrutar de unas cuantas horas de música en vivo. Y digo unas cuantas horas, porque las jornadas, muchas veces podían llegar a ser maratonianas. 

Sigue leyendo

Aire fresco

Entre las lecturas del verano, he tenido el gusto de leer en muy pocos días la auto biografía del pianista británico James Rhodes.  Por momentos es un libro telúrico, que describe con mucha precisión el profundo dolor que ha desgarrado la vida de su autor.  El poder destructivo  que ejerce una violación sobre sus víctimas es absolutamente devastador. James Rhodes fue arrasado desde dentro, siendo muy pequeño. Su vida se rompió en miles de trozos justamente en los momentos en que él mundo es más luminoso. Sigue leyendo

Danzón Num 2

Arturo-Márquez-pag-11-1200x802

Es casi imposible para mi escuchar el Danzón num 2 de Arturo Márquez  y no terminar con lágrimas en los ojos.  Suena absurdo, emocionarse con un danzón, una danza llegada a México de cuba, pero que en mi terruño la hicimos muy nuestra. Pese a que como dije, el danzón no es mexicano de nacimiento los mexicanos crecimos escuchando entre otras muchas cosas, danzones. Quien más o quien menos tiene un padre como un servidor, o un pariente que bailó o baila muy bien el danzón. Sigue leyendo

Orfandad sobrevenida.

 

nikolaus-harnoncourt-1

El reciente fallecimiento de nombres tan significativos como  Pierre Boulez, Umberto Eco o Nikolaus  Harnoncourt nos hace, en una primera reacción, sentirnos solos, extrañamente solos. Creo que no exagero si digo que varias generaciones crecimos bajo la amplia sombra que personajes tan brillantes proyectaron sobre nosotros. Su actividad, siempre incasable, estuvo llena  de una profundidad y de una solidez intelectual que marcó a fuego el desarrollo de muchos, entre los que me cuento. Somos, y en mi caso uno de sus más humildes, hijos intelectuales de seres tan extraordinarios.

Sigue leyendo

La nacionalidad no suena señor.


– Es una orquesta rusa… ¡Vaya!, una maravilla.

-¿ La has escuchado alguna vez?

– ¡No hombre!, pero ¡Son rusos! así que, son maravillosos.

No sé cuántas veces habré escuchado un diálogo parecido a este  en mi vida. Suponer que por el solo hecho de haber nacido en un determinado país, esto te convierte en garantía de calidad, es más común de lo que creemos.
Sigue leyendo

Hoja en blanco.

La página en blanco. Esa mítica barrera que cientos, miles de autores han tenido que franquear.

Seguro que tú también has estado en las mismas. Cuando quisiste escribirle algún poema a esa chica que te volvía loco, cuando amargado por tantas cosas malas que te pasaban en determinada etapa de tu vida te decidiste a comenzar quizás un diario. ¿Qué escribo? ¿Cómo lo digo? ¿, de todo eso que siento, puedo reducir a unas pocas frases, más o menos coherentes?

Sigue leyendo

Por qué Bach es Bach. Y a tí… ¿No te gusta? (4º parte y final)

Hace unos días una querida amiga me preguntaba sobre cual me parecía a mí, el más grande “genio”  de la historia. Confieso que mi primer impulso fué decir, “Mozart” pero el recuerdo, del que mi pareja, cariñosamente ha bautizado como “papá Bach”, me lo impidió. Es indudable que la genialidad habitaba en Mozart, una genialidad casi milagrosa, (de ella ya hablaremos en próximos post), pero, Bach… ¿Entra en lo que conocemos como un  “genio”?

Sigue leyendo